Tensión en Salina Cruz por pugna entre ciudadanos y transportistas

Francisco Vásquez

La tensión entre la ciudadanía y empresarios transportistas de Salina Cruz en el Istmo de Tehuantepec, se recrudeció después que el pasado 9 de mayo, Carlos Abraham Vicente Ramírez, de 22 años, chofer de la unidad 1240, urbano D-02, de ruta Linda Vista-Costera-Seguro, atropellara a Luisa Fernanda Rosado Campos, de 16 años de edad, estudiante del cuarto semestre de Salud Comunitaria en el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep), quien se encuentra hospitalizada en estado grave.

Los hechos ocurrieron pasado el mediodía cuando Luisa Fernanda salió de las instalaciones del Conalep y al cruzar la avenida Tampico fue arrollada por Abraham Vicente Ramírez, quien según testigos circulaba a exceso de velocidad, al momento de su detención el chofer no contaba con licencia de conducir, placas de circulación, tarjeta de circulación vigente y documentación legal de la unidad.

Sin embargo, el agente del Ministerio Público decidió liberar al presunto responsable horas más tarde, argumentando que no hay pruebas que demuestren su culpabilidad, lo que causó la indignación de la familia, estudiantes, docentes y la ciudadanía en general, quienes aseguraron fue otro desacierto de la Fiscalía General del Estado en cuanto a la impartición de justicia, por lo que convocaron a una marcha pacífica para el día viernes, 11 de mayo.

La manifestación concluyó en la explanada central de Salina Cruz donde se desarrollaba el festejo denominado Fiesta Pueblo 2018 organizado por el Ayuntamiento, al llegar al lugar la Policía Municipal y los inconformes tuvieron un enfrentamiento, circulando dos versiones de lo sucedido.

La primera señaló que el contingente de estudiantes y ciudadanía, principalmente mujeres y niños, fue agredido y amenazado con armas de fuego por integrantes de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), entre ellos quienes son reconocidos con los alias del Mala Cara, Changuito, Memelas, encabezados por Remigio Gómez Manubes, líder del local de la CTM y Partido Revolucionario Institucional municipal.

Los manifestantes acusaron al grupo de choque de iniciar las agresiones, lo que generó que el secretario municipal, Marcos Sánchez, abalado por el alcalde Rodolfo León Aragón, diera la orden a la Policía Municipal de disipar a quienes participaban en la marcha, dando como resultado golpes contra los manifestantes y dos menores de edad detenidos.

Por otra parte, existe la versión de las autoridades municipales encabezadas por Rodolfo León, quienes aseguraron que al lugar donde se efectuaba la fiesta del pueblo llegaron los manifestantes, quienes fueron manipulados por gente de otros partidos políticos ajenos al PRI para crear conflicto.

El munícipe afirmó que la autoridad actuó con inteligencia, mesura y utilizando la fuerza pública necesaria, con apego a los derechos humanos para que prevaleciera el orden, porque según el Ayuntamiento los manifestantes intentaron sabotear la festividad, señalando que el munícipe en todo momento estuvo dispuesto al diálogo con la comisión representativa de los estudiantes que exigen justicia para su compañera atropellada.

Cabe mencionar que en semanas pasadas integrantes del Frente de Organizaciones de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca, se manifestaron en oficinas de la Secretaría de Vialidad y Transporte  (Sevitra) en los Valles Centrales, ante el incremento arbitrario al costo del pasaje en el servicio de transporte urbano del puerto de Salina Cruz, el cual no autorizó la dependencia.

En esa ocasión, los inconformes señalaron que desde el pasado 6 de abril los transportistas aprovecharon el puente vacacional de Semana Santa para realizar el aumento al costo del pasaje, pasando de seis a siete pesos en las rutas Centro-Liverpool y Refinería-Centro, las dos rutas son las más importantes de este puerto, transitan y brindan su servicio un promedio de 50 autobuses a más de 30 mil ciudadanos.

Desde entonces la ciudadanía mediante manifestaciones exigió a la Sevitra que aplicara operativos para sancionar a quienes de forma contraria a la ley aumentaron el costo del pasaje y que no cuentan con la documentación y capacitación necesaria para circular, ya que la mayoría de camiones son antiguos, contaminan y generan caos vial, cosa que la Sevitra no ha emprendido y por lo que los afectados lamentaron que el gobierno de Oaxaca solape este tipo de acciones, promoviendo la tensión entre la sociedad civil, transportistas y autoridades municipales de Salina Cruz.