Conflictos magisteriales y pobreza causan rezago educativo en Oaxaca

Francisco Vásquez

Habitantes de San Pedro y San Pablo Ayutla, municipio perteneciente a la Sierra Norte, encabezados por sus autoridades municipales y agrarias, denunciaron la ineficiencia del gobierno estatal y federal para atender la problemática de invasión a sus tierras comunales y el bloqueo del suministro de agua potable a su comunidad por parte de autoridades y pobladores de Tamazulápam del Espíritu Santo.

Al respecto, Yolanda Pacheco Morales, presidenta municipal, señaló que el gobierno del estado a través de la Secretaría General de Gobierno (Segego) y el gobierno federal, a través de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y Procuraduría Agraria, llevan 11 meses solapando este tipo de arbitrariedades con su actitud omisa, ya que la invasión a sus tierras y despojo de un manantial que los surte de agua potable afecta a cinco mil 680 habitantes, entre ellos, niños y personas de la tercera edad.

Agregó que como autoridades municipales han buscado el diálogo y la concertación durante varios meses, sin embargo, permanece la impunidad, los despojos, lesiones, agresiones y el homicidio de Luis Juan Guadalupe a manos de gente de Tamazulápam, “hicimos a un lado nuestra exigencia de justicia a cambio de alcanzar un acuerdo para utilizar el agua de nuestro manantial, sin embargo, a pesar de muchas mesas de trabajo y cuando parecía que habíamos alcanzado acuerdos con nuestros agresores, autoridades y ciudadanía de Tamazulápam, nuevamente cometieron una agresión, burlándose de nuestra buena fe, nuestro espíritu pacifista y nuestra decisión de no confrontarlos y no derramar sangre”, externó.

La última agresión fue el día 8 de mayo de 2018, fecha establecida ante el gobierno del estado para que se conectaran a un tanque provisional, pero autoridades y ciudadanía de Tamazulápam tomaron el control del manantial e impidieron la reconexión, “con este acto generan una escalada mayor de violencia, ya que antes del 8 de mayo accedíamos a nuestro manantial para acarrear agua con cubetas y tambos, sin embargo, hoy no podemos acercarnos a dicho lugar, ante la nueva agresión lo único que recibimos del gobierno fue la recomendación de interponer una queja ante la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, lo cual es indignante”, dijo Pacheco Morales.

En este sentido, indicó que la ineficacia es rotunda y están en el completo abandono, ya que no existe autoridad, no existe fuerza pública y mucho menos Estado de derecho, “estamos a merced de los agresores, quienes en un acto de abierta provocación siguen avanzando en las invasiones de nuestra tierra, ya casi están en las inmediaciones de las primeras casas de nuestros vecinos, por lo que tenemos el temor fundado que nuestra ciudadanía actúe en legítima defensa de su patrimonio”, aseguró.

La presidenta municipal añadió que San Pedro y San Pablo Ayutla es legítima propietaria y poseedora de una superficie de tierras comunales, entre las cuales se encuentra el paraje denominado El Manantial, ubicado en la parte noreste de la zona urbana de esta comunidad, por lo que para poder captar y trasladar el agua hasta sus domicilios desde hace más de 30 años construyeron un tanque de captación y una línea de conducción hasta su zona urbana.

Fue el día 18 de mayo de 2017 cuando las autoridades municipales de Tamazulápam y su agencia de Tierra Blanca dieron la orden a sus vecinos de invadir las tierras despojando a diversos comuneros, desde entonces se adjudicaron las tierras incluyendo el manantial de agua potable, el día 5 de junio de 2017, al tener el control total del tanque de agua y la línea de conducción, las autoridades de Tamazulápam ordenaron cortar el suministro a San Pedro y San Pablo Ayutla.

Asimismo, explicó que en esa fecha los habitantes de Tamazulápam asesinaron a Luis Juan Guadalupe, lesionaron con disparos de arma de fuego a varios ayutlecos y secuestraron a cuatro comuneras, a raíz de estos hechos, el gobierno del estado llamó a una mesa de conciliación, que estuvo presidida por el secretario Héctor Anuar Mafud, quien no tuvo la capacidad para controlar la invasión de Tamazulápam, pues aun estando en la mesa, el día 25 de agosto de 2017 los de Tamazulápam destruyeron el tanque de captación y la línea de suministro de agua.

Por último, Yolanda Pacheco Morales expuso que presionados por la falta de agua en su población volvieron a la mesa de conciliación, ahora presidida por el ingeniero Carlos Felgueres, ante quien al parecer finalmente Tamazulápam accedió a que se reconectaran el 8 de mayo, pero no fue así, la situación ahora ha empeorado, pues no pueden acceder a su única fuente de agua potable.

Tiempo

Ante estos hechos exigieron castigo a los asesinos de Luis Juan Guadalupe, a los culpables del despojo de tierras a 20 comuneros, así como a quienes secuestraron a cuatro comuneras que vivían en la zona invadida, justicia para por los lesionados por arma de fuego el 5 de junio de 2017, así como castigo por el robo de una ambulancia y una patrulla propiedad de San Pedro y San Pablo Ayutla.

Igualmente pidieron se realicen las acciones necesarias, para garantizar a su comunidad el acceso al agua, también alto a la invasión de sus tierras y que se implementen todas las medidas pertinentes para que se desocupen las más de mil hectáreas que les fueron despojadas, asimismo anunciaron que no acudirán a ninguna mesa de negociación que no garantice seriedad en el trato, fuerza en los acuerdos y justicia en la solución.

Por ello, emplazaron al gobernador del estado a tomar las medidas urgentes para que les devuelvan el goce a sus derechos humanos, al territorio y al agua, así como que haga valer el Estado de derecho y la fuerza del estado, porque si no se establece el servicio de agua potable en un plazo breve, tomarán otras acciones más contundentes como no dejar que se instalen las casillas para el próximo proceso electoral.