Reprueba Oaxaca en desarrollo social, pobreza no disminuye

Francisco Vásquez

De acuerdo al Indice Estatal de Capacidades para el Desarrollo Social 2018 (IDES 2018), Oaxaca carece de capacidades óptimas para la planeación, gestión, evaluación, integración de procesos de transparencia e incorporación de la participación ciudadana en la implementación de programas y políticas de desarrollo social.

Actualmente, la Secretaría de Desarrollo Social y Humano, a cargo de Yolanda Martínez López, es la dependencia estatal encargada de combatir la pobreza, sin embargo, Oaxaca obtuvo una calificación de 58.6 por ciento, colocándose en un nivel básico, es decir, el gobierno aplica una política social que no cuenta con los atributos mínimos.

Según datos del IDES 2018, 25 de 31 entidades federativas del país cuentan con un nivel básico o bajo en el desarrollo de las capacidades institucionales para la implementación de la política social.

El IDES evalúa el nivel de desarrollo de las capacidades de planeación, gestión, monitoreo, evaluación, transparencia y mecanismos de participación ciudadana a través de cuatro dimensiones enfocadas en la planeación programático-presupuestal, la gestión eficiente de programas y acciones estatales de desarrollo social, el monitoreo y evaluación del desarrollo social estatal y el desarrollo social abierto y participación ciudadana.

En este año Oaxaca mostró un leve decrecimiento porcentual en el nivel de cumplimiento para tres de las cuatro dimensiones que integran al IDES entre la medición 2017 y 2018.

En cuanto a la dimensión de planeación programático-presupuestal que refleja la existencia de instrumentos de planeación para el desarrollo social, a diferencia de Chiapas, que vio avances significativos, en Oaxaca disminuyó su nivel de cumplimiento para esta dimensión en 6.3 puntos, de 29.6 puntos en la mención 2017 a 23.3 puntos en esta mención anual, ubicándose en el penúltimo lugar, sólo arriba de Nuevo León.

De acuerdo al estudio, sólo fue posible identificar 25 programas sociales estatales con reglas de operación que regulen su funcionamiento. En esta evaluación anual sólo fue posible identificar para 19 de 25 programas la definición de la población potencial que busca entender.

Además, apenas uno de los 25 programas sociales de la entidad fue identificado en el Presupuesto de Egresos 2017, tampoco fue posible identificar una estructura programática estatal que dé cuenta, tanto del conjunto de programas implementados en el estado, como aquellos que están, particularmente, orientados al desarrollo social.

También el informe resaltó que menos del 50 por ciento de los programas y acciones estatales de desarrollo social estan expresados en el presupuesto de egresos del estado.

En cuanto al indicador de dimensión de gestión eficiente de programas y acciones estatales de desarrollo social, la entidad obtuvo una calificación de 13.2 por ciento colocándose en el octavo lugar de entre los 32 estados de la república.

Respecto a la dimensión de monitoreo y evaluación del desarrollo social estatal, la entidad obtuvo una calificación de 12.6 por ciento, mientras que respecto a dimensión de desarrollo social abierto y participación ciudadana obtuvo un 9.5 por ciento, situándose en un nivel básico de calificación.

De acuerdo a la medición del IDES 2018, de las 18 entidades que fueron calificadas en nivel básico de capacidades institucionales como en el caso de Oaxaca, se explica en buena medida por sus deficiencias en las dimensiones de gestión eficiente y de apertura y participación ciudadana.

El estudio resaltó que en la última década los recursos presupuestales y programas sociales se han incrementado exponencialmente tanto en el orden federal como estatal sin que ello se haya traducido en disminuciones sustantivas de los niveles de pobreza en la población.

El IDES 2018 recomienda contar o ajustar el Plan Estatal de Desarrollo Social estatal a fin de que diagnostique, con base en evidencia, los rezagos sociales de atención prioritaria, los grupos y el tamaño de las poblaciones que los padecen y los recursos presupuestarios necesarios para atender las brechas identificadas, tanto en el periodo de gestión actual como en el mediano y largo plazo.

Generar instrumentos de planeación programática y presupuestaria que incluyan al conjunto de los programas sociales estatales, identificando su presupuesto asignado y sus respectivas metas e indicadores estratégicos y de gestión.

Rendir cuentas sobre el uso de los recursos públicos ejecutados en la implementación de los programas y acciones estatales de desarrollo social publicando dicha información en la Cuenta Pública estatal anual.

Normar y publicar para todos los programas sociales locales, padrones de beneficiarios, en formatos abiertos, que sirvan como instrumentos efectivos para el acceso y rendición de cuentas de la política de desarrollo social estatal.

Crear o fortalecer mecanismos e instituciones orientadas al seguimiento y evaluación de los programas sociales locales, dotándolas de capacidades, presupuesto y mandatos específicos que garanticen su sostenibilidad en el tiempo.