Con huelga de hambre, reclama S-22 salarios de docentes de nivel Primaria

Francisco Vásquez

Un total de 15 integrantes de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) cumplieron más de 120 horas en huelga de hambre frente al Palacio de Gobierno de Oaxaca para exigir el reconocimiento de 32 claves de ascenso y sus respectivos salarios que desde el 2015 no han sido cubiertos por el gobierno federal y estatal.

De acuerdo a los inconformes, el monto del adeudo asciende a 2.7 millones de pesos que son parte de los sueldos de 32 docentes que desde hace tres años ascendieron a un cargo directivo en nivel Primaria, pero que hasta la fecha han sido ignorados por la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Debido al desinterés del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (Ieepo), los docentes, en su mayoría de la tercera edad, decidieron abstenerse de ingerir alimentos como medida de presión al gobierno del estado para que se atiendan sus demandas.

Señalaron que 11 profesores fueron nombrados por el Ieepo como jefes de sector y siete como supervisores luego de reunir diversos requisitos como cumplir diversas funciones de carácter administrativo en cada una de sus zonas escolares.

Afirmaron que tanto los jefes de sector, como supervisores, recibieron una orden de comisión, formato único y clave como reconocimiento a su nueva función, las cuales fueron debidamente integradas en expedientes que el Ieepo dio por perdidos, ya que les han negado información sobre sus documentos.

De las 32 claves de ascenso, cuatro corresponden a jefe de sector, siete a supervisores y 21 a directivos, a los cuales el Ieepo no les ha cubierto sus salarios correspondientes, sino sólo el sueldo por su nombramiento anterior al ascenso.

El secretario general de Trabajos y Conflictos del nivel Primaria de la Sección 22, Gersaín Ángel Filio Cruz, explicó que el problema se originó en la administración de Gabino Cué Monteagudo cuando pretendió mediante decreto recuperar el control administrativo del Ieepo.

Por lo que estos ascensos no fueron validados ante la SEP y por ende no tuvieron efectos legales, pese a ello los docentes se trasladaron a las diversas comunidades para desempeñar su funcion, quienes en su mayoría rebasan los 60 años de edad.

Desde el sábado los docentes de nivel Primaria se instalaron en ayuno para exigir al gobierno del estado la instalación de una mesa de negociación directa con el gobernador Alejandro Murat para encontrar una solución, sin embargo durante estos días no habían obtenido una respuesta favorable.

Filio Cruz dijo que de los 15 profesores que integran la protesta, tres de ellos son diabéticos y cuatro son hipertensos, lo cual pone en riesgo de salud, sin embargo, consideraron que ésta sería la única forma de ser escuchados y atendidos.

Aseguró que durante estos años tuvieron que sufragar gastos de alimentación y pago de rentas para desempeñar sus funciones, lo cual no ha sido remunerado por el gobierno federal y estatal.

En ese sentido, responsabilizaron al director general del Ieepo, Francisco Ángel Villareal, y al gobernador Alejandro Murat de los posibles daños a su salud física y mental a causa de la huelga de hambre, ya que uno de los profesores tuvo que ser retirado de la huelga debido a complicaciones médicas.

Advirtieron que en caso de no ser atendidos, tomarían medidas drásticas que involucren a las bases de educación primaria, por lo que alrededor de 28 mil profesores tendrán que salir a las calles a protestar si no hay respuestas a sus demandas.

Asimismo, acusaron que la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (Ddhpo) ha solapado los abusos y la indolencia del actual gobierno, no importando la integridad de los profesores, ya que no ha emitido ningún posicionamiento al respecto.

Por su parte, el Ieepo afirmó su disposición al diálogo, pero señaló que la situación tendrá que replantearse a la SEP para resolver todos los incidentes administrativos que hay en el nivel de primarias, sin embargo, tocará al gobierno federal entrante ofrecer una solución al respecto.

Por la tarde, fueron atendidos por funcionarios del gobierno del estado, por lo que sin dar a conocer el contenido de los acuerdos a los que llegaron, los profesores de la gremial determinaron levantar su huelga de hambre, la cual duró más de 120 horas.