Marcha Sección 22 en Oaxaca, presionan a AMLO para abrogar reforma educativa

Francisco Vásquez

Alrededor de dos mil integrantes de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) marcharon desde el crucero de la agencia de Cinco Señores al zócalo de Oaxaca de Juárez, como medida de presión al gobierno federal entrante para lograr la abrogación de la reforma educativa.

Ello como parte de los acuerdos del Primer Congreso Político Educativo, donde la gremial determinó suspender clases para movilizarse y concluir en un mitin donde dieron a conocer nuevamente su postura política.

Pese a que en su más reciente visita en Ciudad Ixtepec, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, reiteró a los profesores de Oaxaca que cumplirá su promesa de cancelar la reforma educativa, pero les pidió congruencia y dar clases toda la semana.

En el Istmo, López Obrador afirmó que no habrá persecuciones ni se degradaría a los profesores, sin embargo les demandó terminar con las semanas de clases de martes a jueves que acostumbra la Sección 22 en diversas regiones del estado.

En esta ocasión, el secretario de Organización de la Sección 22, Genaro Martínez Morales, insistió en señalar las afectaciones a los derechos laborales de los trabajadores de la educación, por lo que dijo, no renunciarán a esta exigencia por ser un reclamo generalizado de los profesores en la entidad.

En ese sentido, exigió al gobierno federal entrante eliminar todas las modificaciones que se hicieron a los artículos 3 y 73 de la Constitución, aprobadas por el Congreso de la Unión el 21 de diciembre de 2012.

Lo cual será garantía para abrogar todas las leyes secundarias empezando por la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y la Ley del Servicio Profesional Docente, aunado a las modificaciones a la Ley General de Educación y en consecuencia construir una ley estatal que recopile una serie de planteamientos.

Aseguró que esta reforma, que pretendió recuperar la rectoría del Estado en este sector, en nada mejora la calidad de la educación, “no vamos a permitir que se hagan cambios superficiales a una legislación nefasta que trajo una serie de consecuencias para los trabajadores de la educación, que tiene víctimas de la represión orquestada para querer imponerla aquí en Oaxaca”, aseveró.

También tendrán que enmendarse todos los daños laborales, administrativos, políticos que sufrió la gremial, y por ello sus órganos de toma de decisiones determinaron que será a partir de la abrogación de la reforma.

“Se tiene que abrir una ruta para construir realmente una reforma educativa que recoja de fondo todos los planteamientos que hemos hecho como movimiento, hemos recogido las diferentes propuestas desde las bases, desde las comunidades a partir de los 37 foros que se emprendieron desde 2014 y del planteamiento que se hizo para una ley estatal de educación”, agregó.

Señaló que el diálogo entre integrantes de la Comisión Nacional Única Negociadora de la CNTE con el presidente electo sólo fue un acto protocolario que sirvió para abrir la interlocución para encontrar solución a una serie de demandas planteadas.

Reiteró que entre las exigencias que plantean a Andrés Manuel López Obrador son el resarcir los daños a las víctimas del enfrentamiento del 19 de junio de 2016 en Asunción, Nochixtlán, la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa, así como la libertad inmediata y sin condiciones de los denominados presos políticos del movimiento democrático en Oaxaca y a nivel nacional.

Así también señaló que se mantendrán vigilantes de la reconstrucción de las regiones afectadas por los sismos del año pasado y aglutinarán a comunidades en defensa de los territorios donde se pretendan imponer megaproyectos de saqueo.