Caravana migrante en Oaxaca; entre discriminación y violencia

Francisco Vásquez

El paso de la caravana migrante por territorio oaxaqueño estuvo lleno de incidentes, pero también se dejó ver la solidaridad que caracteriza a los pueblos de la región del Istmo, en este contexto, una mujer dio a luz a la primer infante nacida en el denominado éxodo migrante.

La caravana ingresó a Oaxaca el pasado sábado 27 de octubre, llegando al municipio de San Pedro Tapanatepec, después de haber sido retenida por elementos de la Policía Federal en límites del estado de Chiapas, en esta ciudad recibieron ayuda humanitaria, atención médica, agua, comida, otros insumos y descansaron más de un día.

En los primeros minutos del lunes 29 de octubre continuaron su camino rumbo al municipio de Santiago Niltepec, arribando por la tarde, ahí pernoctaron y también recibieron ayuda humanitaria del gobierno municipal y asociaciones civiles, al día siguiente continuaron su andar.

Para el martes 30 de octubre, el éxodo migrante inició su camino de Niltepec a las cinco de la mañana con rumbo a la Heroica Ciudad de Juchitán de Zaragoza, durante el trayecto, concesionarios del transporte público en Oaxaca negaron sus servicios a los migrantes.

La caravana llegó a las instalaciones de la nueva terminal de Juchitán alrededor de las doce del día, donde permanecieron dos días, ahí constataron la disposición de autoridades, sociedad civil, organizaciones defensoras de derechos humanos e instituciones religiosas para atender la emergencia y acción humanitaria.

Esto a pesar de que el Istmo se encuentra azotado por la violencia asociada a la guerra de las drogas, además de que varios pueblos fueron devastados por el terremoto y los sismos posteriores de septiembre de 2017, pero varios municipios demostraron su solidaridad.

Cabe mencionar que, alrededor de las 13:50 horas de ese miércoles 31, nació Alisson Guadalupe Vásquez Pérez,la primer bebé del éxodo migrante, quien fue inscrita como mexicana en las oficinas del registro civil de Juchitán, sus padres son originarios del municipio de Esquipulas, Guatemala.

En reunión extraordinaria, el éxodo migrante acordó́ caminar el jueves primero de noviembre hacia el municipio de Matías Romero, la ruta original era dirigirse hacia Santa María Jalapa del Marqués, en el camino fueron escoltados por elementos de la Policía Federal y el Instituto Nacional de Migración, personal de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Pasadas las 13:00 horas la vanguardia de la caravana arribó a la unidad deportiva Emiliano Zapata, acondicionada como albergue temporal para los migrantes por parte de las autoridades municipales de Matías Romero, ahí pernoctaron hasta el día viernes dos de noviembre.

El sábado tres de noviembre a las cinco de la mañana volvieron a iniciar su peregrinar rumbo al estado de Veracruz, ya que la administración estatal de la entidad jarocha no les brindó los autobuses que les había prometido para que se trasladaran.

Cabe resalta que, durante este día se observó que la vigilancia por parte de las autoridades fue mínima, asimismo, ya no había presencia de la CNDH, ni de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Veracruz, entre otras autoridades.

Acusan irregularidades

Durante el recorrido del éxodo migrante en Oaxaca, organizaciones civiles defensoras de derechos humanos señalaron que existieron abusos durante el trayecto por parte de distintas autoridades, entre ellas, personal del Instituto Nacional de Migración (INM).

En un reporte, indicaron que a pesar de la presencia de varias organizaciones, Policía Federal y periodistas, un agente del INM decidió bajar a un grupo de migrantes del transporte en el que viajaban de aventón, de manera prepotente.

Con ello, generando agravio a sus garantías por haberlos dejado a la mitad de la carretera La Venta–La Ventosa, aunado al peligro en el que se encuentran; catalogando los defensores de derechos humanos de inaceptable este acto que puso en riesgo a un grupo de migrantes.

Otro de los problemas que se presenta es la falta de atención médica adecuada, ya que existe un creciente número de casos relacionados a enfermedades respiratorias, gastrointestinales, y otros cuadros infecciosos, además de lesiones relacionadas a las largas jornadas de caminata y exposición al sol, especialmente en niñas y niños.

Por ello, las organizaciones de derechos humanos llamaron a mantener y fortalecer los servicios de salud de manera permanente y reforzarlos en lugares con poca presencia institucional, “con insistencia urge la disponibilidad de ambulancias y servicio médico que brinden atención durante los desplazamientos en carretera, debido a la probabilidad de lesiones, golpes de calor y otras contingencias”, refirieron.

También piden tomar cartas en la prevención de embarazos y enfermedades de transmisión sexual, atención a mujeres embarazadas, a niñas y niños, y la inclusión de actividades recreativas, por último, señalan que buscan hacer notar a la población, a las autoridades e instituciones responsables de prevenir la discriminación, que observan las actitudes y actos discriminatorios que dañan la dignidad de las personas.

Por lo que hacemos un llamado a no reproducir expresiones de dominación, de xenofobia y violencia que atentan contra la vida, como la exclusión, el rechazo y la agresión a las personas por su condición de migrante y otras condiciones sociales.

De igual manera, invitaron a las instituciones competentes, principalmente a los gobiernos estatales y federal, a redoblar esfuerzos para brindar mejores condiciones a las niñas, niños, y menores de edad, tanto de salud como en su seguridad.

Las organizaciones que participaron en auxilio de los migrantes son: Pobladores Oaxaca; Coalición Obrera Campesina Estudiantil del Istmo–ML; Red nacional de promotoras y asesoras rurales (red-par); Centro de Derechos Humanos Tepeyac del Istmo de Tehuantepec, A. C.; Red de defensoras y defensores comunitarios de los pueblos de Oaxaca; y Articulación de Pueblos Originarios del Istmo Oaxaqueño en Defensa del Territorio.