octubre 25, 2020

Conoce todo sobre la Trombosis venosa profunda (Prevención y Factores de riesgo)

Si la sangre se mueve con demasiada lentitud a través de las venas, puede generar un grupo de células sanguíneas llamadas coágulos. Y cuando se forma un coágulo de sangre en una vena profunda dentro de tu cuerpo, desencadena una enfermedad llamada Trombosis venosa profunda (TVP). Aunque es más probable que esto suceda en la parte inferior de la pierna, muslo o la pelvis, también puede ocurrir en otras partes del cuerpo.

La TVP puede provocar graves problemas de salud, en algunos casos la muerte. Es por eso que si sospechas de su existencia, debes consultar a un médico lo más pronto posible.

¿Cuáles son las señales de la TVP?

Trombosis venosa profunda síntomas: No todas las personas con TVP muestran síntomas, pero es posible llegar a notar inflamación en la pierna o brazo, dolores o molestias al levantarse o caminar, calidez en la zona afectada, venas agrandadas y piel que se ve roja o azul.

¿Qué causa la TVP?

Muchas cosas pueden aumentar el riesgo de contraer TVP. Aquí hay algunos de los más comunes:

  • Edad: La TVP puede ocurrir a cualquier edad, pero su riesgo es mayor después de los 40 años.
  • Poca movilidad: Cuando permaneces sentado por mucho tiempo, los músculos de la parte inferior de las piernas empiezan a atrofiarse, esto dificulta la circulación de la sangre.
  • Reposo en cama: Estar acostado por mucho tiempo, como cuando estás en el hospital, puede aumentar las probabilidades de desarrollar TVP
  • Embarazo: Llevar a un bebé contigo ejerce más presión sobre las venas de las piernas y la pelvis. De hecho, se puede producir un coagulo de sangre hasta 6 semanas después de dar a luz.
  • Obesidad: Las personas con un alto índice de masa corporal tienen una mayor probabilidad de sufrir TVP.
  • Lesiones: Huesos rotos, cirugías o traumas pueden desencadenar la aparición de TVP.
  • Fumar: Hace que las células sanguíneas sean más pegajosas de lo que deberían. También daña el revestimiento de los vasos sanguíneos, facilitando la formación de coágulos.
  • Pastillas anticonceptivas: El estrógeno en las pastillas anticonceptivas y métodos hormonales aumenta la capacidad de coagulación de la sangre.
  • Problemas de salud graves: Condiciones como el colon irritable, el cáncer y las enfermedades cardiacas pueden aumentar tu riesgo.
  • Trastornos sanguíneos hereditarios: Ciertas enfermedades hereditarias pueden hacer que tu sangre sea más espesa de lo normal o hacer que se coagule más de lo debido.

¿Cómo se trata la TVP?

Los médicos harán todo lo posible por evitar que el coágulo de sangre se agrande o se desprenda y se dirija hacia los pulmones. También se encargarán de reducir las posibilidades de tener otro coágulo. Esto se puede hacer de tres formas:

  1. Medicamentos: Los anticoagulantes son los medicamentos más comunes utilizados para tratar la TVP, pues cortan la capacidad de coagulación de la sangre.
  2. Filtro de vena cava inferior: Si no puedes tomar un anticoagulante, o tomarlos no te ayuda, el médico puede insertar un pequeño filtro en forma de cono dentro de tu vena cana inferior (la vena más grande del cuerpo). El filtro puede atrapar un coágulo grande antes de que llegue a los pulmones.
  3. Medias de compresión: Estos calcetines especiales son muy ajustados al tobillo y se aflojan a medida que llegan hasta la rodilla. Esta presión evita que la sangre se acumule en las venas. Puedes comprar algunas en la farmacia pero el médico puede recetarte una versión más fuerte que necesite ser ajustada por un experto.

¿Qué puedo hacer para prevenir la TVP?

Hacer cambios simples en tu vida puede ayudarte a reducir el riesgo de sufrir de TVP. Prueba estos sencillos consejos para mantener tu sangre circulando como debería:

  • Cuídate: Deja de fumar, pierde peso y haz ejercicio.
  • Hazte chequeos regulares: Si tu médico te receta algún medicamento para controlar un problema de salud, tómalo según sus indicaciones.
  • No te sientes durante mucho tiempo: En caso de que estés sentado durante 4 horas o más, toma descansos para flexionar y estirar los músculos de la parte inferior de la pierna. Usa ropa holgada y bebe mucha agua.

Una dieta saludable también te ayudará a prevenir la TVP. Las frutas, verduras y cereales integrales aportan vitaminas y minerales esenciales. Una dieta vegana o mediterránea puede ser mejor para las personas con alto riesgo de desarrollar TVP o para las personas que ya lo han padecido anteriormente.

Sin embargo, ten en cuenta que algunas vitaminas y minerales pueden interferir con los medicamentos recetados para la TVP. Por ejemplo, demasiada vitamina K puede eludir la capacidad la warfarina para diluir la sangre y prevenir un coágulo. Revisa las vitaminas o suplementos que tomas con tu médico y no dudes en preguntar sobre las posibles alteraciones que puedan tener con tus medicamentos. También es importante que hables con tu médico sobre cualquier alimento  nutriente que debas evitar. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *