octubre 25, 2020

Ingredientes antimicrobianos ¿Para qué sirven?

Ya sea que enciendas la televisión, leas cualquier revista orientada al hogar o visites un blog de Internet, verás que hay anuncios de todo tipo promocionando productos para el hogar que contienen ingredientes que eliminan los gérmenes. Jabón de manos, líquido para lavar platos, pasta de dientes, limpiacristales, y hasta pañuelos faciales, se comercializan por tener un ingrediente antimicrobiano como componente principal.

Se estima que por el momento más de 700 productos con ingredientes antimicrobianos disponibles, incluyendo el 76% de todos los jabones líquidos. Los consumidores, impulsados por historias aterradoras sobre brotes de E. Coli, virus extraños, gérmenes resistentes a los medicamentos y ahora el coronavirus, están comprando estos productos con la esperanza de que los mantenga a salvo. En este artículo descubriremos cuáles son, para qué sirven y dónde podemos encontrarlos.

Desinfectantes, antisépticos y antimicrobianos

Si te confunden todos los nombres y etiquetas, no estás solo. Aclaremos tus dudas un poco. Un antimicrobiano es el término general para cualquier producto o ingrediente que mata o inhibe bacterias, virus o mohos. Los antibacterianos, por otro lado, solamente son efectivos contra las bacterias. Hasta hace poco, los principales tipos de productos antimicrobianos para el hogar, eran desinfectantes y antisépticos. Los desinfectantes son productos que matan los microorganismos (generalmente bacterias y virus) en superficies como encimeras o asientos de inodoro.

Los antisépticos son productos que se utilizan en la piel para cortes y raspaduras. Actualmente, está surgiendo una tercera clase de productos a medida que las empresas se apresuran a poner ingredientes antimicrobianos en todo tipo de productos que antes no los tenían. La mayoría de los jabones y otros objetos domésticos que cuentan con poderes para matar gérmenes contienen triclosán, un agente antibacteriano que mata las bacterias pero tiene poco o ningún efecto sobre los virus.

Esta distinción es importante porque gran parte de las enfermedades domésticas comunes como los resfriados y la gripe son causadas por virus, por lo que los ingredientes antibacterianos no evitarán que se propaguen.

¿Para qué sirven?

En primer lugar, empecemos por disipar el mito de que se puede tener un hogar libre de gérmenes, esto es una completa falacia. No se puede mantener un entorno hogareño estéril con esfuerzos normales. Los desinfectantes matan los gérmenes en las superficies temporalmente, pero no pueden proporcionar una desinfección duradera.

Los productos que contienen ingredientes antimicrobianos ayudan a prevenir el crecimiento de microbios no deseados y a evitar que las personas contraigan enfermedades.

¿Cómo usarlos?

Todos los antimicrobianos requieren una cierta concentración y tiempo de contacto para ser efectivos. Si no se siguen exactamente las instrucciones, es posible que el producto no funcione según lo previsto. Por ejemplo, el blanqueador con cloro requiere aproximadamente 30 minutos de contacto para matar las bacterias y no es efectivo si la superficie está sucia; primero debe ser limpiada y luego desinfectada.

En el peor de los escenarios, los consumidores utilizan desinfectantes y antimicrobianos que en realidad no son necesarios y además, los usan incorrectamente. La proliferación de productos germicidas puede fomentar una falsa sensación de seguridad basa en expectativas poco realistas, como pensar que los antibacterianos matan los virus.

Ingredientes antimicrobianos

  • Alcohol: etano o isopropanol. Se encuentra en desinfectantes en aerosol y alcohol isopropílico. Baja toxicidad pero extremadamente inflamable.
  • Blanqueador de cloro: Muy irritante si se inhala. Tóxico si se combina con otros productos domésticos que contienen ácido o amoníaco. Corrosivo para fregaderos y tuberías de metal.
  • Peróxido de hidrógeno: Oxidante. El peligro depende de la concentración. Altamente biodegradable.
  • Cloruros de amonio cuaternario: Los productos altamente concentrados que contienen quats pueden causar quemaduras en la piel o los ojos.
  • Aceite de pino: Olor fuerte no tolerado por algunas personas. Puede causar irritación o sensibilidad en la piel.
  • Triclosán: Compuesto fenólico clorado. Usado mayormente en una amplia variedad de productos. Puede provocar baterías resistentes.

Antimicrobianos alternativos

En muchos libros y artículos a menudo se sugieren varias sustancias domésticas comunes como el vinagre y el bórax como desinfectantes “alternativos”, desinfectantes “no tóxicos” o desinfectantes “suaves”. Debes tener cuidado pues ninguna de estas sustancias está registrada como desinfectante. Y aunque hay varias referencias sobre su eficacia, no hay estudios que indiquen su veracidad. Puedes usarlos como limpiadores comunes si lo deseas pero no dependas de ellos para desinfectar.

Antimicrobianos naturales

Existen agentes antimicrobianos naturales que pueden extraerse de diferentes fuentes como plantas (frutas, verduras, semillas, hierbas y especias), animales (huevos, leche y tejidos) y microorganismos (hongos y bacterias).

Con respecto a las plantas, están enriquecidas compuestos antimicrobianos que controlan enfermedades. A día de hoy, se han registrado más de 1350 plantas con actividades antimicrobianas y se han extraído de ella más de 30.000 componentes antimicrobianos. Los extractos de plantas y los aceites esenciales han ganado mucha importancia debido a su sabor potencial y antimicrobiano.

Extractos de diferentes cáscaras de frutas como plátano, manzana, granada, lima dulce, naranja, mango y papaya, tienen un efecto inhibidor leve contra las baterías patógenas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *