octubre 25, 2020

¿Qué es una valoración empresarial y cómo saber si necesito una?

Para la mayoría de los propietarios de pequeñas empresas, el activo más valioso que poseen es su negocio. Pero, si el propietario necesita averiguar cuánto vale la empresa, determinar su valor no es tan simple como buscar el precio de las acciones. Para eso, se necesita una valoración empresarial.

La valoración de empresas es un proceso que estima el valor de una empresa. Se basa en el juicio profesional de un analista que sopesa la naturaleza del negocio, su desempeño financiero, las condiciones económicas locales y nacionales, los valores de los activos y pasivos relacionados, además de cualquier conocimiento único o tecnología patentada para llegar a una estimación del valor del negocio.

Estas son algunas de las razones por las que podrías necesitar una valoración empresarial:

  • Cambio de propietario como parte de la planificación de la sucesión o jubilación.
  • Fusión o venta a otra entidad.
  • Nuevo accionista o socio que se incorpora.
  • Establecimiento o actualización anual de un plan de propiedad de acciones para empleados.
  • Divorcio.
  • Fines del impuesto sobre la herencia.

Cualquiera sea la razón, lo mejor es contratar a un profesional experimentado para realizar el trabajo. Si bien no se necesitan credenciales comerciales para realizar una valoración comercial, la contratación de un analista que tenga algún tipo de certificación, garantiza que su trabajo se hará de acuerdo con los estándares profesionales.

Debido a que cada negocio es único, no existen métodos de regla general que den como resultado un valor confiable y defendible. Los analistas de valoración utilizan tres métodos principales para sus cálculos. ¿Cuál de los tres es el mejor? Bien, posiblemente sea una combinación de métodos. Elegir al analista en una situación específica depende de una consideración cuidadosa de toda la información relevante.

Las condiciones económicas generales y la demanda cambiante de los productos o servicios de una empresa también pueden influir en la elección del método. El propósito de una valoración también puede determinar el método más apropiado.

Enfoque basado en activos

Este método con frecuencia da como resultado el valor más bajo y se usa comúnmente para establecer un piso para el valor de una empresa. Un analista que utilice este enfoque determinará el valor justo de mercado de los activos menos los pasivos relacionados. Este enfoque puede considerar la colección de activos como componentes de un negocio que continuará como una preocupación constante, o puede asumir un valor de liquidación como si los activos fueran vendidos en una venta de liquidación.

Enfoque basado en ingresos

Como su nombre lo indica, este método se basa en los ingresos que genera la empresa. Por lo general, un promedio ponderado de datos históricos recientes se ajusta para dar como resultado un flujo hipotético de flujos de efectivo que recibiría un propietario sucesor. Esta corriente de flujos de efectivo se descuenta luego a su valor actual.

Para derivar los flujos de efectivo futuros, los ingresos históricos se normalizan para elementos inusuales y no recurrentes, y para reflejar lo costos reales en los que incurriría un sucesor para mantener el negocio en funcionamiento. Se eliminan los elementos no monetarios, como la depreciación. La compensación de los propietarios es uno de los ajustes de normalización más comunes. Esto se debe a que los propietarios suelen controlar cuanto reciben y este pago puede reflejar o no las tasas reales del mercado.

En algunas circunstancias, las proyecciones de ingresos en el futuro pueden utilizarse si se consideran un reflejo más preciso del desempeño futuro de la empresa. Esto es especialmente cierto para las nuevas empresas.

Enfoque de mercado

Con este método, un analista observará las ventas recientes de negocios comparables según lo informado en la base de datos compiladas por corredores comerciales. El analista puede necesitar ajustar los precios de venta reales para reflejar las diferencias entre los negocios vendidos y el negocio que se valora.

Este método es más útil cuando hay suficientes negocios comparables que permiten determinar las relaciones entre los ingresos o los ingresos netos y el precio de la venta. Este método no funciona bien si la empresa en cuestión es inusual o si se pueden encontrar pocas ventas parecidas de empresas en la base de datos.

Las valoraciones de empresas pueden ser caras, pero dado el importante papel que pueden desempeñar en el futuro financiero de sus clientes, elegir al mejor postor puede resultar contraproducente si el asunto llega a los tribunales. De manera similar a la elección de cualquier proveedor de servicios especializado, es aconsejable buscar un profesional certificado que tenga la experiencia adecuada.

La valoración empresarial combina componentes tanto científicos como artísticos. Es seguro decir que un enfoque no es necesariamente mejor que otro, en cambio, la mejor evaluación de tu empresa probablemente la obtendrás como resultado de la combinación de múltiples métodos de valoración empresarial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *