julio 25, 2021

Importancia de protegerse de las ETS

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se han propagado por todo el mundo de manera acelerada, más allá de no tener un historial prolongado desde su aparición, la lentitud para detectarlas provocó que mucha gente fuese portadora sin darse cuenta, contagiando a demás personas y haciendo que su proliferación creciera exponencialmente.

Generando que actualmente no exista territorio donde afecciones de este tipo no hayan hecho estragos, y que sigan siendo una fuente de mortalidad importante en todo el globo anualmente. Hoy en día, estas afecciones se han vuelto tan comunes como cualquier otra enfermedad, teniendo las personas que tomar las medidas apropiadas para evitar su contagio, producto de la gravedad de estas.

Actualmente y desde hace un buen tiempo, existe una alarma a nivel mundial por el evidente temor de las personas a ser contagiados por alguna clase de estas afecciones. El mayor de los cuidados es protegerse el momento de tener relaciones íntimas con una nueva pareja, y así mismo, evitar la promiscuidad.

Mantener relaciones de este tipo solamente con la pareja es primordial para evitar verse perjudicado por un caso como este. Ahora, en caso contrario de tener distintas relaciones con diversas parejas, se presenta como una de las formas más comunes de contraer enfermedades de transmisión sexual.

Así mismo, diversos organismos que buscan y promueven la disminución de las llamadas ETS, resaltan el uso del preservativo por parte de los hombres como una medida efectiva para protegerse de estas enfermedades. Del mismo modo, incitan a las mujeres a que al momento de contraer el acto sexual por primera vez con un hombre, le exijan el uso de esta medida que además de cuidar a ambos de estas graves y en muchos casos mortales afecciones, también los protegen de posibles embarazos no deseados.

Enfermedades de transmisión sexual más comunes

VIH/SIDA: una infección que sin lugar a dudas se presenta como la más perjudicial, tras años de avances sobre esta mortal enfermedad, su cura no ha sido comprobada efectivamente en su totalidad. Su función es destruir el sistema inmunológico y posteriormente derivar en el mortal SIDA. A través del tratamiento recomendado se puede controlar la enfermedad y mantenerse sano, sin embargo, este requiere de estrictas medidas que muchas las personas no siguen como deben.

Virus del papiloma humano (VPH): se trata de una ETS muy común, en su forma primaria se presenta como inofensiva y que desaparece por sí misma. El problema radica, cuando algunos tipos VPH pueden derivar en diversos cánceres, como cáncer de vagina, cáncer de vulva, cáncer de pene, cáncer de boca y garganta, de cuello uterino y cáncer de ano.

Herpes: esta enfermedad infecta la boca y/o los genitales. Causa llagas o ampollas, hasta ahora no hay una cura comprobada que la elimina en su totalidad, pero a través de la medicación y el tratamiento adecuado, se pueden tratar los síntomas sin mayores inconvenientes.

Sífilis: esta se presenta como una infección bacteriana de las más comunes. Se puede curar de manera sencilla con medicamentos, lo que se recomienda una vez se detecte la misma, ya que en caso de no hacerlo, puede tornarse sumamente peligrosa para la salud de la persona.

Gonorrea: al igual que la sífilis, esta se produce a causa de una infección bacteriana. Por lo general no presenta síntomas, pero una vez diagnosticada su tratamiento y la mejoría de las personas no resulta ninguna complicación.

Verrugas genitales: estas se desprendes de algunas formas de papiloma humano. Se observan con la aparición de protuberancias en la piel de lo que corresponde a la zona del área genital y alrededor del ano.

En general, y más allá de todas las complicaciones que deriven de cada una de estas afecciones, estas tienen un punto en común que las caracteriza, y que no es otro que debilitar al sistema inmunológico, haciendo que bajen las defensas para permitir tener control total de organismo y poder actuar a placer en el mismo.

El rápido accionar al momento de descubrir la existencia en el organismo de alguna de estas enfermedades es fundamental para controlar su daño, y en algunos casos eliminarlas por completo del cuerpo humano.

Así mismo, la disposición de las personas en afrontar los distintos cambios y actividades que esto propone, también es importante para lograr superarlas o aprender a convivir con estas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *