octubre 27, 2021
La caudofagia se puede prevenir

¿Cómo se puede prevenir la enfermedad de la caudofagia en los cerdos?

Muchas de las personas que no tienen un contacto directo con la especie porcina, no saben ciertos aspectos de la caudofagia, o incluso, no saben lo que es. En esta oportunidad, queremos hablar un poco a cerca de este comportamiento que suelen tener los cerdos por diferentes causas.

Afortunadamente, la caudofagia se puede prevenir, y en esta oportunidad queremos hablar un poco sobre eso y otros aspectos relevantes sobre este tema. Los conocimientos son necesarios y estar preparados para cualquier ocasión es de vital importancia. Pincha aquí para prevención de caudofagia.

¿Qué es la caudofagia?

La caudofagia es un comportamiento que suelen tener los cerdos que no es habitual en ellos. Este comportamiento se refleja cuando notamos que uno o varios de estos animales acaban mordiendo la cola de los demás que se encuentran con estos en su mismo corral, compartiendo el mismo espacio.

Que se reproduzca este problema en condiciones experimentales es muy complicado. Esto se debe a que es una conducta de incidencia esporádica en el que pueden intervenir diversos factores.

Es importante resaltar, que los comportamientos de caudofagia son más comunes en las hembras que en los machos. Estas suelen dirigir dicha conducta hacia los machos que se encuentren en el corral.

Esta conducta se asocia en gran parte a enfermedades, pudiendo tener relación con la epidermis exudativa, donde aparece un cuadro de dermatitis seborreica aguda.

De esta manera, actualmente se están investigando los tratamientos probióticos, mediante la función que podría tener la microbiota en la caudofagia, con el fin de reducir estas conductas inusuales entre la especie porcino.

El origen de la caudofagia ¿cuál es su causa?

Según los expertos, son muchos los factores que podrían causar la caudofagia en la especie porcina. Algunas de las causas más conocidas de este comportamiento no habitual, son las siguientes:

Búsqueda de alimento

En este caso, se considera la caudofagia como una conducta redirigida. Esto por pasar el cerdo la mayor parte de su tiempo a hozar en búsqueda de comida. Al hacer esto, se encuentra removiendo en la tierra por tanto tiempo que al no encontrar nada, puede terminar hozando en las colas de sus acompañantes.

Otra necesidad

En comparación a lo anterior, existen otros casos que los cerdos, ya sea por su condición de producción intensiva o por las condiciones de la instalación en que se encuentran, no se ven en la necesidad de hozar por alimento, sino que lo hacen por una necesidad que va más allá de alimentarse.

Por lo tanto, así no exista la necesidad de buscar alimentos, el cerdo puede tener estos comportamientos hasta llegar a la conducta de caudofagia.

Interrupción prematura

Podría suponer que el morderse las colas entre cerdos fuese juego entre pichones siendo una conducta totalmente normal. Pero esto queda totalmente descartado, al notar que es cuando se destetan a las tres semanas de edad, que pueden empezar a aparecer las conductas de caudofagia.

Esto ha llevado a los expertos a la conclusión de que podría ser una consecuencia de la interrupción prematura en cuanto a su lazo con la madre y la crianza del pichón.

Temperaturas extremas

Los factores ambientales también pueden ser la causa de la caudofagia en especies porcinas. Estos comportamientos pueden aparecer en los cerdos en épocas donde hay temperaturas extremamente altas o bajas. También puede ser resultado del exceso de polvo que haya en el lugar lo que genere estos comportamientos.

Actuar desde el primer momento es la clave

La mejor forma de acabar con la caudofagia es la prevención. En este tipo de enfermedades, donde se trata de la conducta del animal, actuar desde el primer momento es la clave. Los expertos recomiendan tomar las medidas necesarias para que los porcinos no muerdan sus colas, como por ejemplo mantener al cerdo bien alimentado, y asu vez, saber cómo tratar a los que ya han tomado estas conductas de caudofagia.

Además de las causas mencionadas anteriormente, la más frecuente es la de la mordedura por una lesión abierta que posea otro porcino, ya que estos son atraídos por la misma sangre. De allí un mordedor empieza con esta conducta inusual, y los demás empiezan a imitarlo, pudiendo terminar en un brote en toda una granja entera.

Para evitar que esto suceda, es importante que se utilice en las heridas de los porcinos productos cicatrizantes que tengan un mal sabor y olor sobre estas colas que han sido mordidas. De esta manera prevenir que todo el corral comience con esta conducta de caudofagia será muy efectiva.

Es importante estar al tanto de esto, pues, es un comportamiento que puede llegar a ser fatal para los animales que han sido víctimas de estas mordeduras. Si tenemos una granja es vital mantenerla saludable, y es algo que se puede lograr obteniendo la información necesaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *