septiembre 24, 2021

Mitos y verdades del VIH que debes conocer

Cuando buscas en red información respecto al VIH, es bastante común el encontrarte con mucha información falsa que, muchas veces hace que las personas infectadas por VIH crean cosas que realmente no son.

Esto tiene repercusiones en ellas, ya que puede afectarlas de muchas maneras, especialmente de forma emocional. Es por esta razón que hemos preparado una lista con los mitos más comunes que suelen creer las personas. De esta manera, vas a poder estar mucho más tranquilo.

Mitos sobre el VIH

Mito: El VIH es una sentencia de muerte
Realidad: Aunque el VIH solía indicar una reducción de la vida hace décadas, cuando se empezó a estudiar, hizo que esto ya no fuese así. El VIH es una infección vírica que, aunque actualmente es incurable, puede tratarse bien si se detecta a tiempo. De hecho, los tratamientos modernos contra el VIH a menudo pueden ayudar a los pacientes a vivir tan bien y durante tanto tiempo como las personas sin VIH, y estos tratamientos también pueden proteger a sus parejas contra la transmisión.

Mito: El VIH conduce al SIDA
Realidad: El sida es la forma final y crónica de la infección por el VIH, que puede producirse si el VIH se deja sin tratar durante un tiempo considerable. Las personas con VIH no necesariamente contraerán el SIDA, especialmente si siguen el tratamiento.

Mito: Los síntomas del VIH son evidentes
Realidad: Puedes tener el VIH y no ser consciente de ello. Los síntomas del VIH pueden tardar en aparecer o no aparecer en absoluto. La infección por el VIH consta de tres etapas. La primera etapa incluye los síntomas iniciales del virus, como la fiebre y la fatiga, que se parecen a los de la gripe. Sin embargo, algunas personas pueden no experimentar estos síntomas o sólo una versión leve de los mismos. La segunda etapa suele carecer de síntomas y puede durar años. El SIDA es la tercera etapa, y a menudo los síntomas que la gente cree que están relacionados con el VIH son en realidad síntomas que resultan de tener un sistema inmunitario comprometido por el SIDA.

Mito: Los seropositivos no pueden tener hijos
Realidad: Las personas seropositivas pueden tener hijos, pero pueden correr el riesgo de transmitir el VIH a sus hijos a menos que se traten durante el embarazo con medicación antirretrovírica, den a luz por cesárea y/o no los amamanten. Con los conocimientos adecuados sobre la prevención del VIH, los padres pueden evitar por completo la transmisión del VIH a sus hijos y permitirles llevar una vida sana desde su nacimiento.

Mito: Si la pareja tiene VIH no necesita protegerse
Realidad: Las parejas seropositivas siguen necesitando protegerse a sí mismas y al otro y recibir tratamiento. Esto se debe a que ambos miembros de la pareja pueden tener diferentes tipos de VIH que podrían poner en peligro al otro, lo que puede llevar a la reinfección.

Mito: Las relaciones heterosexuales no transmiten el VIH
Realidad: Cualquier persona que tenga una relación sexual puede contraer el VIH. Dado que el VIH se propaga a través del contacto de fluidos sexuales con las membranas del cuerpo, como en la boca, la vagina, el pene o el recto, es posible que se transmita de pareja a pareja sin importar el tipo de relación sexual que se haya tenido o se vaya a tener.

Mito: Los anticonceptivos protegen contra el VIH
Realidad: Lo cierto es que la mayor parte de los anticonceptivos no te proveen de una protección contra el VIH. Las únicas formas de control de la natalidad que pueden ofrecer protección contra el VIH son los anticonceptivos que crean una barrera física para bloquear la entrada de fluidos en el cuerpo de la pareja. Estas formas de anticoncepción son: preservativos masculinos, preservativos femeninos o barreras dentales.

Mito: Es muy tarde para hacerse la prueba de VIH
Realidad: Nunca es demasiado tarde para hacerse la prueba del VIH. Un médico de cabecera suele recomendar la realización de pruebas periódicas de ETS, incluida la del VIH, a cualquier persona que participe en actividades sexuales no monógamas. No hay que avergonzarse de explorar la sexualidad, ni de someterse a pruebas periódicas para ayudar a prevenir el contagio del VIH y otras enfermedades o infecciones de transmisión sexual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *