julio 25, 2021

Asegura tú salud con la atención y cuidado médico que mereces

No hay nada más importante que esté primero que la salud en el ser humano, es nuestro motor, indistintamente si es físico o mental, ambos deben estar bien. Es por ello que los seguros médicos a pesar de que no garantizan una inmunidad contra catástrofes o problemas que no están en nuestro control, si garantiza al menos, una oportunidad inmediata de atención médica al momento de estos percances. Como se conoce, el concepto de un seguro médico es como una herramienta para no llevar todo el peso económico de un problema de salud repentino y la manera de restablecerse en poco tiempo.

¿Qué debes saber de un seguro?

El mercado en seguros es extenso, pero se guían del mismo punto base, que son garantizar la calma al recibir un paciente con alguna emergencia, y regenerar su salud.

Las características que construyen un seguro son:

Cubrir la gran parte en gastos económicos de atención médica: Si se tiene la dicha de topar con un servicio más ameno, incluso puedes tener la opción de ser atendido directamente por una entidad médica. La empresa presta el servicio a través de un grupo de profesionales y no solo se dedica a pagar la mayor parte de dinero.

Dicta una cantidad exacta de citas médicas: El seguro médico dicta una cantidad de citas médicas que el paciente debe cumplir, como exámenes de rutina o revisión para asegurar el progreso del mismo. Además de controlar el estado y salud del paciente, por si llega a suceder alguna complicación.

Tienen límite: Depende de la condición médica del paciente y que enfermedad presenta para dictaminar si el seguro lo cubre o no, es por eso que, la persona tiene que tener muy en claro, que estipula en la póliza en previa firma del contrato para poder saber hasta dónde se puede contar con ello.

Tiempo límite: El seguro tiene un uso limitado, dependiente del pago del usuario como de la vigencia del contrato de póliza. Incluso, se puede hallar una excepción en cuanto a lo que cubra el seguro, suelen abarcar también accidentes de naturaleza laboral, sumado al mismo seguro que ofrece la compañía. Hay que ser totalmente minucioso con cada detalle de que o que no cubre la póliza, ya que los casos estipulados suelen ser extraños y poco probables en la mayoría de seguros.

Un detalle que hay que tomar en cuenta es que, en casos de odontología y oftalmología no son contados como emergencias médicas y por ende, no son cubiertas aunque sin embargo, existen trabajos específicos para abarcar ambos temas.

Por lo general un seguro se recrea para necesidades específicas en perfiles concretos, con la intención de cubrir y ayudar lo más que se pueda las emergencias. Cada oferta contiene sus propias variaciones que, sin embargo, desde un vistazo general, cumplen con las características que ya te mencionamos.

¿Cuántos seguros médicos hay?

Para ser precisos, hay dos tipos de seguros. Podemos hablar de los obligatorios y los voluntarios, y si nos centramos en España en cuanto a seguros, podemos precisar que hay una gran cobertura y eficiencia en el país, a pesar de que puede variar del lugar en donde vivas, por región. Aun así, hay una salud pública funcional que toca cada emergencia de salud para el público. Una característica del sistema sanitario a nivel nacional, es su pago, y que eso funciona conectado a la seguridad social.

Con una inscripción a la seguridad social, mediante una red de 800 hospitales y más de 2.700 centros médicos, puedes optar a la salud pública, atendiendo inclusive a hijos y cónyuge si estos viven en el país. Para ser un perfil apto, la persona debe estar en nómina empresarial o ser un perfil de trabajador independiente para que se pueda vaciar los pagos del seguro social.

¿Quieres optar por un seguro voluntario?

Un seguro voluntario es una opción útil, agregado para las personas que llevan alguna condición no tratada dentro del país o más propiamente, en el lugar donde estás. Puedes escoger:

Asistencia sanitaria: Obtienes un seguro médico integro, y de la forma más practica que hay mientras te asegures de ir a los centros que establece la compañía que trabaja para tu seguro.

Póliza de reembolso: Este proceso te da la libertad de escoger que hospital o médico quieres que te atienda, y de ahí, el paciente abarca los gastos y facturas que luego serán subsanados por la compañía de seguro.

Subsidiado: Esta opción está más dirigida a personas financieramente libres, que mientras no están en condiciones de laborar, son prácticamente subsidiadas, tomando los pagos y facturas como un colchón para sobrellevarlos que como una cobertura completa. El seguro va alrededor de 145 euros al año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *